La historia de Kitty

Untitled design (27)

KITTY es una perrita de 10 años de edad que sufrió una caída desde un tercer piso provocándole una fractura grave de fémur.

Este tipo de fracturas son siempre muy graves porque son muy inestables.

A la hora de intervenirlas, la dificultad está en conseguir reducirlas de forma que el paciente pueda apoyar su extremidad rápidamente y cuando se trata de tantos fragmentos y de pequeño tamaño la dificultad es extrema.

Ahora viene el periodo de convalecencia donde los cuidados en casa son fundamentales. Hay que controlar a Kitty, porque en cuanto vaya ganado seguridad va a querer, no solo apoyar la extremidad, sino correr y si no se tiene cuidado, los implantes pueden fracasar.

En estos casos hay una autentica carrera entre la cicatrización ósea y la fatiga de los implantes.

1 3 2

 

Si todo va bien, la
cicatrización ocurrirá antes….
La tenemos que revisar al cabo de un mes para hacer una radiografía y ver cómo va evolucionando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *